¿El Acrílico se deteriora y no resiste a la intemperie?

Hay una cualidad que diferencia al acrílico de otros materiales, incluso aquellos tan nobles como la madera o la chapa de hierro, es su estabilidad a los agentes atmosféricos, en especial a la luz ultravioleta, radiación de pequeña longitud de onda, causante de la degradación de los materiales orgánicos expuestos a la intemperie.

Otros materiales de alternativa, como por ejemplo el policarbonato, no son resistentes a la luz ultravioleta, y no consiguen la misma performance que naturalmente ofrece el acrílico por la colada, y su mayor atributo, su resistencia al impacto, disminuye considerablemente después de un breve tiempo de exposición a la intemperie.

La transparencia del acrílico se mantiene invariable por más de 10 años, el policarbonato aditivado no llega a los 5 años sin experimentar amarilleamiento. Otro tanto se  puede decir de otro material utilizado frecuentemente en cartelería de vía publica: la tela vinílica, con el agravante de que al afectarse su transmitancia por amarilleo, el mensaje impreso se desmerece con el consecuente perjuicio para el anunciante.

Quien opina que el acrílico no resiste a la intemperie puede haberse encontrado con una pieza elaborada con un material que no era producido con materia prima de primera calidad, o, lo que es frecuente en cualquier actividad donde interviene un transformador  o colocador, que el acrílico fuera incorrectamente transformado, conformado o colocado.

El envejecimiento natural de cualquier material expuesto a la intemperie hace que se requiera un periódico mantenimiento para preservarlo del deterioro producido por la humedad, cambios de temperatura, corrosión, etc. Al acrílico solo será necesario lavarlo periódicamente con agua y detergente para remover de su supercie la tierra y los depósitos provenientes de las malas combustiones que contaminan la atmósfera.

 
Banner
Banner
Banner

Loading script and Flickr images

Loading script and Flickr images